Por Alejandro M. Rodríguez V.

Cuando el reloj del tiempo te marque los 60 te pones a pensar cómo será tu vida desde ese momento, pensarás quizá que ya no estás para discusiones y problemas, o quizá todo lo contrario y te vuelvas un viejo chocho, empiezas a darte cuenta que ya tuviste el privilegio de haber recorrido tres tercios de su vida y a partir de ahora todo es regalo de Dios, es como dicen, la yapita…

Pero a la vez es un momento interesante, has adquirido madurez, vas culminando tu vida laboral, te vas desligando de obligaciones como pagar colegios y universidades y es un momento en el que debes empezar a pensar en ti mismo, al final de cuentas toda la vida siempre pensaste primero en los demás, si trabajaste sin descanso fue para darles profesión a tus hijos, para darles techo, para darles seguridad, para que sean hombres y mujeres de bien.

Llegas a los 60 y ya cumpliste tu misión en la vida, ahora es el tiempo de uno, sin egoísmos ni avaricia, sino comprendiendo que lo único que te llevarás es aquello que viviste, entonces es el tiempo de empezar a guardar esos momentos para llevártelos en la mente y en el espíritu. 

No guardes las cosas para aquellos “momentos especiales” el momento especial es aquí y ahora, gasta tu perfume más caro, tómate un buen vino, comparte con los amigos. En suma, vive y disfruta cada momento como si fuera el último, porque cualquiera podría ser el último.

Rodéate de personas que te quieran, que llenen tus tiempos de amor, de alegría, de momentos especiales, aléjate de aquellos que te quieren menos o del todo no te quieren, total la guerra te la puede hacer cualquiera, pero no cualquiera puede llenarte de felicidad. Ah…No contraigas deudas innecesarias.

Comparte con tu familia, duerme un poco más, vuelve a los antiguos pasatiempos que dejaste por la falta de tiempo. Pintar, escribir, caminar,  tomarte un mate leyendo un buen libro, sin prisas sin apuros.. hoy es nuestro tiempo, y ahora hablo en primera persona, hoy es mi tiempo y quiero disfrutarlo porque es lo único que voy a llevarme al finalizar mi vida.

No se cuánto más de su tiempo me dará la vida, pero sé que viví todo este tiempo a plenitud y solo queda dar gracias a Dios y a la vida por el privilegio de tener una bella familia, grandes amigos y la satisfacción de haber sido alguien que aportó algo a este mundo, no sé si bien o mal, pero lo hice y estoy en este momento con la satisfacción del deber cumplido.

Llego a los sesenta feliz, que más le puedo pedir a la vida…

Publicado hace 18th September 2017 por Unknown

2.222 comentarios en «Llegar a los sesenta»